¿Qué son los Trastornos Alimentarios?

Empezamos el año 2018 con novedades en la consulta, una de las más importantes es la incorporación al equipo para cubrir el área de la supervisión clínica, que será desarrollada por Natalia Seijo, Directora del Centro Psicoterapia y Trauma, en Galicia, es Psicóloga Psicoterapeuta, Especialista en Trauma complejo y Disociación, Especialista en Trastornos Alimentarios y Psicosomática Médica, Supervisora de EMDR, Psicoterapeuta certificada en Terapia Sensoriomotriz, Terapia Familiar y Terapia Gestalt.

¿Qué son los Trastornos de la Conducta Alimentaria?

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) engloban varias enfermedades que, a pesar de que se manifiestan a través de la conducta alimentaria, en realidad consisten en una gama muy compleja de síntomas entre los que prevalece una alteración o distorsión de la auto-imagen corporal, un gran temor a subir de peso y la adquisición de una serie de valores a través de una imagen corporal.

Tipos de trastornos de la conducta alimentaria *pulsar para desplegar

Anorexia Nerviosa

La anorexia nerviosa se caracteriza por el rechazo intenso a mantener un peso corporal adecuado. La persona provoca una pérdida autoinducida de peso que llega a ser inferior al 85% del peso esperable.

Debido al seguimiento de dietas con altos niveles de restricción, en la llamada Anorexia Nerviosa Restrictiva y/o al empleo de conductas purgativas (vómitos, ejercicio físico en exceso), en el otro subtipo de este trastorno llamada Anorexia Nerviosa Purgativa, la persona focaliza su vida alrededor del cuerpo y la comida limitando su vida en extremo.

Otra de las características importantes de este trastorno, es la alteración de la imagen corporal. Se refiere a que la persona no se percibe como está a nivel físico y sobrestima el tamaño de cualquier parte de su cuerpo, no pudiendo percibir la delgadez extrema que en muchos de los casos la persona ha alcanzado. Este trastorno no tratado a tiempo puede provocar graves consecuencias, físicas, psicológicas y sociales en las personas que lo padecen.

Bulimia nerviosa

La persona con bulimia experimenta ataques de voracidad que vendrán seguidos por ayunos o vómitos para contrarrestar la ingesta excesiva, uso o abuso de laxantes para facilitar la evacuación, preocupación excesiva por la imagen corporal y sentimientos de depresión, ansiedad y culpabilidad por no tener autocontrol. Las personas que padecen dicha enfermedad llegan a tener hasta 15 episodios por semana. Afecta principalmente a personas jóvenes, en su mayoría son mujeres; también afecta a personas que han padecido anorexia o han realizado dietas sin control. Intervienen factores biológicos, psicológicos y sociales.

Trastorno por atracón

Se habla de trastorno por atracón cuando se produce una sobreingesta compulsiva de alimentos. Después de este impulso por consumir en exceso aparece una fase de restricción alimentaria en la que baja la energía vital y se siente la necesidad imperiosa de comer. Una vez que se inicia otra sobre ingesta, disminuye la ansiedad, el estado de ánimo mejora, el individuo reconoce que el patrón alimenticio no es correcto y se siente culpable por la falta de control; aun así la persona con este trastorno continúa con este comportamiento aún sabiendo de que le causa daño a su cuerpo y salud.

Hiperfagia y Polifagia

En este caso el paciente se concentra únicamente en comer. Este deseo de comer esta aumentado o incontrolado llegando a ingerir comida a cualquier hora e incluso posteriormente de haber comido correctamente.

Vigorexia

La vigorexia o también llamada dismorfia muscular, es un trastorno de la imagen corporal que debido a la distorsión que lo caracteriza, la persona que lo padece suele tener problemas no sólo con la imagen corporal sino también con la comida. Debido a ello, se incluye dentro de los trastornos alimentarios. Estos problemas con la alimentación se manifiestan a través de períodos de restricción que se alternan con períodos de atracones en donde el objetivo fundamental es la transformación del cuerpo. La distorsión de la imagen provoca en este trastorno que la persona no se llegue a ver lo suficientemente musculada. Lo cual deriva en una fijación insana de ganancia de masa muscular que en ocasiones sobrepasa el límite del cuerpo llegando a suponer un riesgo para la persona que lo padece.

Síndrome de ingesta nocturna de alimentos

Está basado en episodios repetidos, periódicos y reiterados de ingesta de alimentos por la noche. Suelen darse al despertarse del sueño o por un consumo desmesurado de alimentos con posterioridad a la cena. Este tipo de ingesta nocturna genera y provoca malestar significativo en la persona. En este caso coexiste la conciencia y el recuerdo de la ingesta.

Compartir